jump to navigation

Los Huevos que nos comemos 18 enero 2007

Posted by peccataminuta in Curiosidades, Economía, General.
trackback

A todos nos gustan los huevos supergrandes, XXL, huevos enormes que “vaya”, tienen una cáscara muy fina y luego el huevo apenas tiene color. Bueno, pues este tipo de huevos, a mi entender son los peores y los más baratos. Si quieres desarrollar una encefalopatía espongiforme, no deberías incorporar este tipo de proteinas a tu cuerpo.

Cada huevo lleva una numeración. El primer dígito nos dirá de qué tipo de huevo es.

Según el Instituto de Estudios de Huevo, la forma de la cria no influye sobre la composición nutritiva del huevo, pero vaya, parece sorprendente que los huevos que empiezan con un 3 sean enormes y los huevos ecológicos o camperos sean más pequeños, como un huevo clase M.

Intuyo viendo sólo el color de la yema (de un amarillo anaranjado potente en los camperos y de un amarillo limón apagado en los de jaula) que un huevo campero “por supuesto” debe tener una calidad de proteinas mucho mayor que las de un huevo industrial clase “jaula” (Código 3).

Además, si te interesan un poco los animales, verás como viven las gallinas de la clase 3 (Jaula).

 

CÓDIGO 3 = Cria en Jaula

La gallina es fácil de limpiar, tiene acceso a la comida y el agua contínuamente, la separan del estiércol. Lo que no dicen es que la hinchan a hormonas para que crezca a la mayor velocidad posible y que de la mayor cantidad de huevos posibles (enormes si puede ser).

Ahora la cruda realidad. Extraido de Fundación Altarriba

Fuente: The Farm Sanctuary, The Humane Society of the United States, PETA
Traducción: Fundación Altarriba

Se denominan “gallinas ponedoras” las que se destinan principalmente a la producción de huevos.

Su vida comienza en una incubadora en una granja de pollitos. Pero la mitad de los que salen del cascarón son machos, y los matan al cabo de uno o dos días porque no hacen falta. Cada año mueren millones.

© PETA

Los machos no sirven para el negocio de los huevos, y son demasiado pequeños para comerciar con su carne, así cada año se tiran millones de ellos a la basura para asfixiarlos, o se arrojan todavía vivos a unas trituradoras de alta velocidad llamadas “picadoras”.

Este bebé sigue vivo, tirado dentro de un contenedor entre los cadáveres de sus compañeros. Todos han sido desechados por la industria.

Cuando las hembras están en edad de poner huevos, con unas 16 ó 18 semanas, se trasladan a la granja de gallinas, una instalación que en general consiste en varios edificios, cada uno de ellos de la longitud de un campo de fútbol, llenos de filas de jaulas metálicas, apiladas a veces hasta el mismo techo: es lo que se llama “gallinas de batería“. Estas jaulas tienen el suelo en desnivel, de forma que el huevo ruede hasta una cinta transportadora camino del siguiente paso de producción.

Para optimizar la producción de cada edificio, se encajan tantas gallinas en la misma jaula como sea posible, y cada animal dispone de una superficie similar a la de medio folio de papel. Las condiciones son reducidas e impiden al animal realizar conductas normales como anidar y asearse, ambas importantes para las gallinas.

© PETA

Las jaulas se apilan unas sobre otras, y los excrementos caen a las de debajo.

El amoniaco y el hedor de las heces contaminan el aire, y proliferan las infecciones y las enfermedades, como las graves y dolorosas que el amoniaco (ver foto central) produce en la piel al fijarse en las plumas.

Las gallinas que consiguen escapar de las jaulas caen sobre la pila de deshechos orgánicos, donde mueren.

Cada edificio puede albergar unas 200.000 gallinas, e incluso más, produciendo cada una de ellas una media de huevos superior a los 260.

Las estadísticas de 1940 indicaban una producción de 134 huevos por gallina y año, lo que nos da idea de las manipulaciones genéticas y ambientales que se han llevado a cabo para duplicar la producción.

Esta puesta intensiva es completamente antinatural, y provoca todo tipo de secuelas en los cuerpos de las gallinas.

© PETA

El hacinamiento extremo y las condiciones artificiales generan múltiples problemas, incluyendo daños y lesiones en las patas y las plumas por las propias jaulas.

Por si no fuera poco, añadimos la absoluta falta de ejercicio sumada a la superproducción de huevos, y tenemos osteoporosis y fracturas óseas.

Forzadas a una vida entera de pie, se les deforman las patas, el alambre corta sus dedos, que además se arquean y se convierten en garras al sostenerse en una superficie inadecuada.

© PETA

La osteoporosis es una afección común en estas gallinas, ya que sus cuerpos pierden más calcio en la producción de cada huevo del que pueden asimilar en su alimentación. Una revista del sector (Lancaster Farming) afirmaba que “… una gallina gasta al cabo del año en producir huevos una cantidad de calcio superior a la de su propio esqueleto”. La falta de calcio les provoca fracturas óseas, parálisis y la muerte.

También por este apilamiento hay millones de aves que pueden sufren asfixia en las olas de calor, ya que no hay la ventilación adecuada. Y lo que es más, las heces y el polvo crean una atmósfera insalubre.

Picarse unas a otras de forma constante es una de las reacciones de las gallinas para combatir el stress. Para reducir los daños derivados de esto, la industria de los huevos ha ideado un proceso: cortarles un trozo de pico. Con ello, le seccionan también las terminaciones nerviosas del pico, que puede degenerar en anomalías del tejido nervioso.

© PETA

Se les corta un trozo de pico con una hoja al rojo vivo. No les dan calmantes, y algunas, incapaces de comer por el dolor, mueren deshidratadas y con el sistema inmunitario deshecho.

Pero aún hay otra cosa más. Algunas de estas fábricas de huevos provocan la “muda forzada”: se deja a la gallinas sin comer ni beber durante dos semanas, a oscuras, provocando que todas muden (cambien las plumas) a la vez, porque la muda hace comenzar de nuevo el ciclo de la puesta de huevos cuando la producción baja, y así alargan la productividad económica de estos animales.

Esta práctica, extremadamente cruel, se llama “muda forzada” porque hace que pierdan las plumas y un significativo porcentaje (25%) de su peso normal; de hecho, muchas (10%) mueren de hambre y deshidratación. La gallina de la foto fue rescatada de una fábrica de huevos con el cuerpo destrozado por este procedimiento.

© PETA

En comparación, las gallinas ponedoras de granjas más familiares, que no viven en jaulas, llevan una vida más normal. Tienen espacio para moverse y para aletear. Pueden socializarse y desarrollar conductas naturales como escarbar en el suelo y asearse.

Después de un año o dos, las gallinas dejan de ser rentables y se envían al matadero, son las “gallinas gastadas”. Sus huesos frágiles se suelen romper durante el manejo o ya en el matadero. En general, acaban siendo ingrediente de sopas, caldos o productos cárnicos similares de bajo contenido en pollo, en lo que sus cuerpos pueden ir totalmente triturados para que el consumidor no detecte hematomas ni heridas.

Los productores de este tipo de huevos han encontrado en los mataderos avícolas y en los subproductos de gallina una nueva posibilidad para deshacerse de las “gastadas”, incluyendo su inclusión en el pienso para animales de compañía.

Bueno, pues esto es lo que nos comemos tan ricamente cuando nos zampamos un superhuevo XXL. Quieres ver lo que tarda en crecer un pollo, mira este video.

 

CÓDIGO 2 = Cria en Jaula

Aquí las gallinas están dentro de la nave, pero no están en jaulas en batería, sino que pueden moverse libremente.

 

CÓDIGO 1 = Camperas

Las gallinas pueden salir al aire libre y que les de el Sol.

 

CÓDIGO 0 = Ecológicas

Las gallinas pueden salir al aire libre, que les de el Sol y además son alimentadas con pienso de agricultura ecológica.

 

Y para que veais el tratamiento que reciben los animales antes, durante y posterior a su sacrificio, bueno leerse lo siguiente extraido de United Poultry Concerns.

Formal Complaint, Whistleblower Tell of Deliberate Torture of Birds at Tyson Plant

Based on a chilling eyewitness account of sadistic torture and routine cruelty at a Tyson chicken slaughterhouse in Grannis, Ark., People for the Ethical Treatment of Animals (PETA) is calling for prosecution of Tyson Foods and five of its employees on charges of cruelty to animals.

Virgil Butler, a Tyson slaughterhouse employee for more than five years, contacted PETA to alert the group to the extreme animal abuse that he had witnessed, including birds being blown apart by dry ice bombs and intentionally scalded to death by the hundreds, and large chickens having their legs broken to fit them into shackles that are too small.

Tyson Foods is the top supplier of chickens to KFC, against which PETA launched an international campaign last month in an effort to persuade the company to eliminate the worst animal abuses.

“Almost two years ago, KFC assured us it would ‘raise the bar’ on animal welfare, and yet we find that its key supplier is now accused of horrendous cruelty to animals. We want cameras all KFC and Tyson slaughterhouses and unannounced inspections, not preannounced visits,” says PETA Vegan Outreach director Bruce Friedrich. “The abuse Mr. Butler says he has witnessed is beyond appalling.”

Among the improvements that PETA wants Tyson and KFC to implement are: replacing crude and ineffective electric stunning and throat-slitting with gas killing; phasing out the forced rapid growth of chickens, which causes metabolic disorders and lameness; increasing the space allotted per bird; and adding minimal enhancements, such as perches in order to provide chickens with some semblance of their natural environment.


Signed statement of Tyson employee, Virgil Butler

January 30, 2003

My name is Virgil Butler. I worked at the Tyson plant in Grannis, Arkansas from July, 1997 until November 12, 2002. I worked on the night shift in the Receiving department as a live-hanger as well as on the kill-floor.

I personally witnessed many acts of cruelty toward the chickens by employees of the plant on a nightly basis:

One of the most recent problems that I observed was the night shift superintendent, Richard Frasier, turning down the stunner and ordering the employees to leave it down. This machine is the device that is supposed to stun chickens before they are killed. Turning it down results in the chickens missing the killing machine and evading the killer behind the machine, so that they end up being scalded to death by water in the scalding tank. The scalding tank loosens up the feathers so that they can be picked out. The chickens are supposed to be dead before they reach this point. I, as well as Ed Taylor (my immediate supervisor), Troy Shepmann, and Aron Harris (fellow employees) argued this action with Richard, who refused to stop doing this. We were not given a reason behind Richard’s decision.

The expected percentage that the killing machine was supposed to kill by slitting throats was 86%. On an extremely good night that percentage was accurate. The remaining chickens would miss the blade altogether. Most nights the percentage would fall to the high 70’s. Some nights, even worse.

I was responsible for trying to slit the throats of the chickens the machine missed on the nights I worked the killing room. Our line runs 182 shackles per minute. It is physically impossible to catch them all. Therefore, they are scalded alive. When this happens, the chickens flop, scream, kick, and their eyeballs pop out of their heads. Then, they often come out the other end with broken bones and disfigured and missing body parts because they’ve struggled so much in the tank. Sometimes, when we had a line broken down, they would be left hanging upside down in the stunner in the water to drown. In the stunner, the water is cold and salted to better conduct the electricity. I have personally seen them hang in this position for hours.

One night in early spring last year we lost hydraulic pressure. Perhaps 300-400 chickens missed the stunner because the line slowed down so much that the birds could avoid it while those who were stunned were able to recover by the time they reached the killing machine-which was only working sporadically. The live birds were left hanging upside down in the scalders while the machinery was being fixed. We could have quit hanging more chickens at this point and let the line run empty while the killing machine was off-line. Instead, we were ordered by Richard Frasier and Ed Taylor to continue to hang the chickens, while Aron Harris was required to kill all of them by hand. This could not be done by one person, even at half the speed and it was clear to everyone there that birds were going by untouched. Several hundred chickens were scalded to death by this decision.

Most of my fellow employees were extremely abusive to the chickens. Our job was simply to pick the chickens up off of the belt and hang them upside down into the shackles. This could rarely be accomplished without problems, due to several reasons.

We were extremely shorthanded, due to the horrendous working conditions. This led to a high turnover rate with inexperienced, frustrated, workers under pressure to keep the production numbers up. If production fell, it would mean overtime work, so the belt speed was turned up. This resulted in the belt becoming overloaded in the area where the chickens awaited shackling, which ended up smothering hundreds of chickens a night. I heard Richard Frasier say, “I would rather smother a few hundred goddamned birds, than to lose time because of empty shackles.” (This was said in late July, 2002 when temperatures in the hanging cage were exceeding 100 degrees in the middle of the night.)

The absence of climate control is another cause of unnecessary suffering that results in death to the chickens. The heater in the “cage,” which is the area where birds are hung, worked less than half of the time I worked there. Many times the temperatures would be well below freezing. This resulted in the chickens freezing to the belt last winter and the winter before. They froze to death this way inside the building, where the temperature was below freezing. I and my co-workers complained about this to Richard Frasier, but to no avail. He would just turn and walk away. The reverse of this problem happened in the summer time, where there is no adequate air conditioning. Most of the time, it doesn’t work at all, and blows hot air. This results in the chickens dying of heat stroke, heart attack, and suffocation.

When the plant breaks down or when there are too many chickens on the kill schedule for the shift, they are left over for the next shift. For the night shift, this is not as bad in the summer time as it is in the winter, because the chickens are forced to sit out in the cages on the trucks. In the summer on day shift, though, when they leave birds, they sit from 3:30 p.m. until 9 p.m. under a tin shed roof with no water and no food. I have seen hundreds die of dehydration from this practice. This could be remedied by simply stopping the catchers from catching any more until the problem in the plant is resolved or by not scheduling as big a kill to begin with.

These uncomfortable conditions, coupled with the unrelenting pressure to keep the shackles filled at all costs, lead to much frustration and outright rage among the employees.

I have witnessed Troy Shepmann build dry ice bombs (made by putting dry ice and a small amount of water in a plastic Pepsi bottle and screwing the lid down tight) and putting it on the belt with live chickens during break time. This results in a high pressure explosion that rips the chickens’ bodies apart and scatters them all over the room. This occurred numerous times, but the one I remember the most was one night last June when he made a small dry ice bomb by shoving a piece of dry ice up a live chicken’s rectum, then plugging it with a wooden cork. It built up enough pressure inside the chicken to blow it apart.

I have also seen Aron Harris rip the heads, legs, and wings off of live chickens, or just stomp them to death on the floor because he was aggravated. This occurred on a regular basis for about the last year and a half that I worked there.

I have also seen George Watson, a forklift driver, run over the chickens on purpose, then laugh about it. These kinds of incidents were ongoing and repetitive–just a part of a regular night’s work.

Other problems that came up when I worked there were a result of mismanagement. One, in particular, happened several times when we would get orders for bigger birds. The worst was in the week ending on September 14 of last year. In this instance we were given thousands of chickens to hang that were above the size limit we were used to. The shackles were not designed to fit the oversize legs of the chickens. They were too small for their legs to fit into. In the process of hanging the live birds, we were forced to break their legs to get them to fit into the shackles. This was unnecessary. The shackles could have been spread out to fit the larger-sized birds. It would only have taken about an hour for two maintenance personnel to accomplish this. However, Richard Frasier decided that it wasn’t necessary and didn’t want to lose the production time to do it.

According to published plant progress reports, most of the chicken run by this plant is destined for shipment to Kentucky Fried Chicken. We processed deboned thigh and leg meat and boneless, skinless split breasts. Most of the deboned meat is shipped to a further processing plant where it is made into chicken nuggets for KFC.

I am writing this letter because I want to see something done about this cruelty. I don’t wish to be a part of the nightmare any longer and am willing to speak out about this to anyone at any time.

Thank you,

Virgil Butler

Anuncios

Comentarios»

1. Capicúa - 18 enero 2007

Bueno, no es más que otro ejemplo del uso de la razón instrumental al servicio de un “legítimo lucro económico”, sin pararse en ningún tipo de escrúpulo o romanticismo. Cuando se puede, se aplican los mismos criterios al ser humano, y cuando algunos protestamos por ello, aunque sea mínimamente, nos llaman progres, antiglobalización y enemigos del libre mercado. Ya que no puede existir la “justicia social” porque el atruísmo entre los seres humanos es el cáncer de la Libertad, menos puede existir no ya el trato ético o mínimamente decente con animales que existen únicamente para ser comidos.

Del mismo modo cuando a los trabajadores se les hace trabajar de sol a sol, sin derecho a tener vida personal e incluso negándoles en ocasiones el derecho al descanso… Jorge Valin llama a sus empleadores héroes de la libertad. Protestar por esto, que no es más que la implacable y científica dinámica de la economía, es ser un colectivista y un sindicalista. Supuestamente la diferencia es que las personas si quieren se pueden ir, pero es eso: un supuesto.

Ten cuidado no se enteren los de liberalismo.org, que tienen a los ecologistas en el punto de mira, y a la mínima les echan en cara las leyes de los nazis para los derechos de los animales.

2. aLeX - 18 enero 2007

Muy buen artículo Mr. Ceporro . La verdad que nunca había leído tanto pero la ocasión lo merecía. Al principio pensé que ibas a hablar de comestibles cosa que me pareció mal porque llegué a pensar que no tenías en cuenta el sufrimiento animal que había de por medio para conseguir los huevos, y las víctimas que se come la gente diariamente…
Desde aquí, te animo a visitar mi blog: http://www.destinosinjustos.wordpress.com

3. Ligia Gómez - 16 mayo 2007

Me parece terrible lo que hacemos los sres humanos con los animales, y creo que en más de una ocasión es porque no sabemos. Esta es la hora y no he podido comprobar si cuando nos comemos un huevo tibio estamos cocinando a veces un feto que sufre de pollo. Qué opinan?

4. Phillip® - 4 junio 2007

Estos comentarios estan muy buenos… por favor, manden mas informacion, las personas necesitamos saber mas a cerca de estas cuestiones.

5. irasema nivia franco brossard - 12 junio 2007

es horripilante lo que hacen con estos animales y con otros, esto me da màs fuerzas para criarlas en mi casa y mantenerlas vivas hasta el dìa que Dios se las lleve, quizàs para muchos soy una tonta, pero desde niña he tenido pollitos y han alcanzado a vivir once y catorce años, yo los tengo como mascotas porque son seres especiales muy inteligentes y los amo. He llorado viendo este artìculo y ahora veo porque el hombre se cree dueño de la creaciòn maltrantando a todo ser viviente que no sea como el, Dios nos dejò a los animales para que fueran nuestros compañeros y tambièn nuestro alimento pero no de esa manera, es inhumano.

6. zen - 20 octubre 2007

Toda gallina ponedora que deja de ser productiva acaba en el matadero independientemente de como haya sido tratada, por eso todo huevo trae trás de sí explotación y muerte.

Dado que los seres humanos podemos vivir sin hacer daño a los otros animales existe el veganismo. El veganismo es la filosofía de vida que evita el uso de los otros animales en todos los ámbitos: alimentación, vestimenta, entretenimiento, productos cosméticos no testados en animales, no comprar/vender animales, etc.. Ser vegano significa no ser especista, es decir, dejar de tratar a los otros animales como simples objetos (mercancías), y comenzar a tratarlos con el respeto que merecen al ser individuos sensibles como nosotros.

Buen post, lo añado a mis enlaces.

Saludos.

7. Bianca - 21 noviembre 2007

Que buena imformacion nos han brindado. Yo pienzo que para poder tratar a los pobres animales de esa manera, se nesecita tener un corazon negro, sin escrupulos, ni centimientos. Este tipo de imformacion es de muy buena ayuda para todas las personas que no estabamos concientes de el maltrato que sufren estos pobres animalitos.
No dejen de mantenernos imformados.Gracias.

8. marcos navarrete - 5 enero 2008

ke bueno k esten promoviendo el movimiento ,,aun keda muchiisima gente k no sabe ke es lo ke hay detras de las granjas no solo de aves,,es demasiada la crueldad ,,no entiendo como el dinero puede convertir a una persona en semejante monstruo como para llegar a hacer eso,,hay ke abrir los ojos ,cuestionarnos ,,nos tienen acostumbrados a cierto tipo de vida ,ciertas costumbres,,pero no tiene pork ser asi,menos si esta mal ,,gracias por darnos este tipo de informacion

9. carolina - 9 febrero 2008

muchas gracias esta informacion me ha brindado muchos pensamientos y creo que nunca volvere a comer huevos de esos.pienso criar unas gallinas yo misma y dejarlas sueltas por mi jardin

10. revolucionari@ - 22 mayo 2008

Un día leímos este artículo o uno similar. Teníamos que hacer un ejercicio audiovisual documental, y esto es lo que salió http://www.huevocero.com

11. GALLO - 10 julio 2008

DA ASCO CONNCHHATUUUMMAREEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEE SON UNOS INHUMANOS LOS HIJOS DE BIEN PUTAZA

12. Faby - 5 octubre 2008

que inhumanos”””” POR DIOS, con lo que a mi respecta se debe hacer algo para parar esto porfavor.

13. iñigo - 27 diciembre 2008

gran articulo, menos mal que hay gente como esta, que nos abre los ojos y nos informa de los que no quieren que nos enteremos

14. Yolanda lsdljs - 21 febrero 2009

Hola¡

Hace tiempo que he decidido no consumir ciertas cosas, tú web me ha servido para refrescar las razones de mi proposito, gràcias.

2 cositas, donde explicas la numeración 2 pone jaula en vez de suelo y que los huevos sean anaranjados es a causa de que el pienso lleva maiz, tan palido puede ser uno como otro.

15. yasmin - 25 abril 2009

me àrece cruel el trato que le dan a las gallinas ponedoras pues no toman en cuenta que nos son de gran utilidad y es por eso que se les debe dar un mejor trato.pero lamentablemente muchas personas solo piensan en fines economicos seria prudente hacer reflexionar a las empresas dedicadas a esto

16. yasmin - 25 abril 2009

me pàrece cruel el trato que le dan a las gallinas ponedoras pues no toman en cuenta que nos son de gran utilidad y es por eso que se les debe dar un mejor trato.pero lamentablemente muchas personas solo piensan en fines economicos seria prudente hacer reflexionar a las empresas dedicadas a esto

17. Gonzo++ - 4 junio 2009

Qué ricos los huevos fritos y los muslos de pollo. Lo pasan mal, pero es por un buen fin, ¡Pilarín!

18. Teresa - 28 octubre 2009

Hola, solo un apunte. Independientemente del método de cría de la gallina, el tamaño no solo tiene que ver con esto. Es decir, un huevo de gallina criada en jaula una encima de otra y todas esas espantosas cosas, varía el tamaño según el manejo de la alimentación que estas reciban y esto se hace a demanda. Si el mercado prefiere huevos pequeños se les da una alimentación diferente a si la demanda del mercado es de huevos grandes. No lo recuerdo demasiado bien, pero creo que en este proceso aparecía la cantidad de calcio que se le aportaba a la dieta.
Con esto solo digo que no penseis comer solo huevos pequeñitos porque pueden venir perfectamente de los jaulones.

19. Numeración de los huevos de gallina - 14 enero 2010

[…] Numeración de los huevos de gallina peccataminuta.wordpress.com/2007/01/18/los-huevos-que-nos-co…  por linuxnit hace 2 segundos […]

20. ana romero - 31 enero 2010

muchas gracias por la informacion, te puedo asegurar que se me an quitado las ganas de comer huevos, que salvajes!!!! por desgracia trabajo en una cadena de alimentacion mas que famosa, y te digo por mi conocimiento que los huevos son de los productos mas vendidos, y es uno de los productos que se utilizan para hacer mas cosas, es una desgracia que seamos capazes de crear cosas tan increibles como internet, sms, y multiples tecnologias que nos facilitan la vida, y no seamos capaces de crear alternativas para no maltratar a esos animales que tantos alimentos nos proporcionan,me a dado muchisima pena

21. Alejandro - 21 febrero 2010

Hay una cosa que no entiendo.Los ecologicos ponen también muchos el 3.¿Como es posible que digan que son los mejores?.Siempre me los miro todos pero comienzan con el número 3.

22. sara - 27 abril 2010

helo me encantan los huevos jam jam¡¡¡¡¡

23. sara - 27 abril 2010

hello a mi tambien mee gussstn jam mee pongo las botas

Alberto - 11 octubre 2011

Yo tengo mis gallinas en casa y las que no me ponen huevos no las mato las las dejo vivir. Eso es lo que deberian hacer. Os invito a que os informes sobre unos pollos que se crian en pradera en el Pais Vasco. Yo los compro y el precio es de unos nueve euros el kilo osea es mas caro. Son los pollos de Lumagorri mirar y disfrutareis de las condiciones

24. Daniel - 1 junio 2010

Porque no se ven las fotos?

25. Ester Ciprian - 7 junio 2010

Chica/os ! pues si supierais lo de los cerdos ! El otro día vi un reportaje y no he vuelto a comer carne (si, no se de donde viene como viven y como mueren ) por eso he llegado aquí, lo de los huevos ya lo sabia y se los compro a un vecino payes y me vienen variados pequeñitos, medianos y grandes un poco mas caros este lujo me lo puedo permitir y si he de comer menos carne o nada lo hago, pero no quiero contribuir a estas salvajadas.
Anécdota buscando proveedores de cerdo, en su Web solo hablan del producto, como si de plástico se tratara, no aluden en ningún momento a la vida que lleva el animal. Cosa importante, tanto a nivel humano como cósmico. A parte del dolor, los elementos naturales que alteran, la energía que acumulan estas carnes huevos o pescados es muy negativa y nos influye negativamente claro. Solo imagino un futuro equilibrado y feliz para todos. Ya se que da risa o cuesta de imaginar, pero en algún punto hay que empezar y estamos en este. Abrazos. Ester

26. juan - 13 julio 2010

Esto es increible. No lo sabía. Esta claro que lo razonable es consumir huevos camperos o huevos ecologicos. Son un pelín más caros ¿y qué?. merece la pena, por un sistema más sostenible y razonable y por sabor del producto. El otro día compré en el corte inglés huevos camperos de una empresa que dice “no fabricamos huevos, cuidamos gallinas”

27. anA - 8 agosto 2010

es horrible que los humanos sigan creyendo que el mundo solo les pertenece a ellos y vean a los animales como inferiores..
cuando en realidad TODOS SOMOS IGUALES…

todos son unos miserables,pz solo ven a los animales como diversion, comida, ropa, entretenimiento, privandolos de su libertad….

MALDITOS!!!!!!!! deberian pudrirze!!!

Odio a la gente ke es asi de cruel y mala!!!!
byee!!!!!
😛

28. pau - 27 octubre 2010

U_U; que malos son todos esos animales son seres vivios como nosotros yy se que se arrepentiran, esos animales es obra hecha por dios solo ganan en irse al infierno tanto que matan aun ser vivio como nosotros es pecado pero uan asi que sea de hai nos alimentamos pudranseee y que dios no los perdoneeee!!!!!!!!!!!

29. Sita - 6 enero 2011

Que penita como maltratan a esos pobres animales,yo creo que los animales no están hechos para comer.cada animal o insecto fue creado por una causa, pero no para que el ser humano se satisfaga con su carne. Yo soy vegetariana desde la pansa de mi mama y nunca tuve ningún problema de nutrición ni nada parecido. Justo me cocine un huevo para mi cena,y leyendo esto lo deje de lado en el plato porque no era cociente de lo que sufrían las indefensas gallinas por producir esos huevos.Por lastima no esta a mi alcance ni al de nadie ayudar a estos animalitos tan lindos que sufren día a día. pero yo pongo mi granito de arena y a parte de no comer carne no comeré ni un solo huevo el resto de mi vida.gracias por la informacion!!!

30. Lucii - 7 junio 2011

No hace falta dejar de comprar huevos o comer pollo/gallina, simplemente no los del super. Iros al campo donde la mayoria tiene unas cuantas gallinas, os saldra mas barato (a mi 24 huevos o por ahi a 4-5€ y pollos a 4 euros), las cuidan infinitamente mejor, tienen mas nutrientes y no alimentareis a estos cabrones. No hace falta pagar mas siquiiera..

31. proteusbcn - 31 julio 2011

Yo vivo en Suecia y huevos XL no existen, por la sencilla razón que las gallinas ponedoras no viven en estas circumstancias. Aquí existe un gran control por como viven los animales de granja.

La talla máxima de los huevos que tenemos aquí es la L.

32. karla andrea - 19 noviembre 2011

no entiendo nada
denme mas respuestas

33. …éste se fue a Ampuero, éste compró un huevo… « Librepensamiento sin cátedra - 14 enero 2013

[…] blogg “Peccata Minuta” ilustra la crueldad de las granjas masificadas, como el vídeo con el que ilustro esta […]

34. rosa - 29 noviembre 2013

no entiendo porque es malo comprar huevos camperos no entiendo ke malo hay en eso, peor me parece ke tieren los huevos ala basura con el hambre que hay en el mundo el huevo es un ovulo sin fecundar si no se hace daño a nadie por que la gallina lo eche por el campo y tu lo recojes como puedes recojer las setas o las zanahorias …es como la miel que daño se le hacen alas abejas si viven en libertad…yo soy ovovegetariana porque no entiendo no comprendo lo mal de eso …


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: